Tipos de chocolate y características de cada uno de ellos

A la mayoría nos agrada y es un alimento que no suele faltar en ninguna despensa. Hablamos del chocolate, esa combinación homogénea de pasta de cacao o cacao en polvo y azúcar pulverizada que, en función de la mezcla, da lugar a una amplia variedad de chocolates con características diferentes. Por eso hoy queremos analizar qué tipos de chocolates existen y qué caracteriza a cada uno de ellos. Y es que no es lo mismo el chocolate negro que el chocolate con leche o el blanco.

  • Chocolate negro. Contiene, como mínimo, un 43% de cacao. El porcentaje de cacao determina también su amargura, es decir, mayor cantidad de cacao hace que el sabor sea más amargo y, al mismo tiempo, contenga menos porcentaje de azúcares y grasas.
  • Chocolate con leche. Mezcla el chocolate negro que hemos nombrado anteriormente con la leche. Su color es más claro, marrón, y no tan oscuro como el chocolate puro.
  • Chocolate blanco. Para obtenerlo se mezcla manteca de cacao con azúcar y materias sólidas de la leche. En este caso, como su propio nombre indica, el chocolate blanco es de color blanco. El color se debe precisamente a la falta de cacao en su elaboración.
  • Chocolate con frutos secos o cereales. El chocolate combina perfectamente con diferentes ingredientes. Algunas de las variaciones que podemos encontrar es la combinación de chocolate con frutos secos o cereales. El chocolate puede ser puro o con leche, y los trozos de frutos secos o cereales pueden encontrarse enteros o troceados.
  • Chocolate con frutas. Similar a la opción anterior, podemos mezclarlo con frutas enteras o troceadas, desecadas o confitadas. Por ejemplo, el chocolate con trozos de naranja es una combinación muy popular en España.
  • Chocolate fondant. Es una variación muy utilizada en repostería para la fabricación de bombones y tartas. En este caso, su composición contiene un 40% de mantequilla y otro 40% de pasta de cacao.
  • Chocolate en polvo. Cacao soluble que se consume para desayunar o merendar de manera líquida. Suele acompañarse de churros, pan o bizcocho.

El chocolate es un alimento rico en azúcares y grasas por lo que se recomienda consumirlo con moderación. Y en cuanto a su conservación… debes saber que el chocolate es sensible al calor y al frío, por lo que recomendamos guardarlo en lugares secos y frescos pero nunca en la nevera.

Sabor a churro, sabor a tradición en España

Los churros es uno de los principales manjares de nuestro país que, lejos de dañarse con el paso del tiempo, se ver fortalecido con el paso de los años. El churro es sinónimo de tradición es España y podemos encontrar históricas churrerías así como churrerías ambulantes que recorren los rincones más preciados de nuestro territorio.

Cada churrería tiene un ambiente propio así como su propia receta y forma de elaborar los churros. En algunos sitios se hacen alargados, en otros doblados, acanalados, friendo más o menos la masa, con o sin azúcar espolvoreada, etc. Todo es cuestión de gustos del maestro churrero o de la demanda de sus clientes.

Llega la época estival y, con ella, las vacaciones de verano. Entre los meses de junio, julio y agosto se celebran las fiestas patronales de gran parte de los municipios de nuestro país. Las fiestas de los pueblos van de la mano de las ferias y, éstas a su vez, de las churrerías. ¡Qué sería de las casetas, los coches de choque, el tiovivo o el tren de la bruja sin una churrería al lado!

El ambiente de feria y fiesta va siempre acompañado del aroma y el olor de las churrerías. Las luces de colores, el sonido de la música y de las sirenas, las tómbolas y las casetas de tiro llenas de peluches, el olor a churros y fritanga… son un sinónimo de identidad “made in Spain”.

Lo más típico es tomar un buen chocolate con churros para desayunar o como merienda, pero su equilibrado contraste de sabores, la mezcla de dulzura y amargura del chocolate con los aromas salados y aceitosos del crujiente churro hacen que sea la combinación perfecta para cualquier momento del día.

Cuando hablamos de churros o porras nos referimos a alimentos diferentes. No sólo por el tamaño, también por los ingredientes que contiene cada uno de ellos. Aunque aparentemente son muy similares y lo único que varía es su tamaño, lo cierto es que también varía su preparación.

Definiciones

Para empezar, haremos referencia a la definición que la Real Academia Española (RAE) realiza de cada uno de ellos:

  • Churro: Fruta de sartén, de la misma masa que se emplea para los buñuelos y de forma cilíndrica estriada.
  • Porra: Fruta de sartén, parecida al churro, pero más gruesa.

Si bien es cierto, en muchas ocasiones dependerá del lugar en el que nos encontremos. Incluso dentro de nuestro país, en función de la Comunidad Autónoma o ciudad en la que estemos, existen diferencias a la hora de denominar uno u otro. Por ejemplo, en algunos puntos de la Comunidad Valenciana o Andalucía se denomina churro tanto al churro en sí como a la porra. Sin embargo, en Zaragoza o en Madrid, establecemos una clara diferencia entre churro y porra.

Recetas

El propio Heraldo de Aragón reflejó en un artículo la diferencia entre churros y porras haciendo referencia a la receta de cada uno.

Para elaborar churros necesitamos harina de fuerza, agua y un poco de sal. Sin embargo, para elaborar las porras necesitamos también bicarbonato sódico. Aquí encontramos la primera diferencia de uno y otro.

Por otro lado, a la hora de prepararlos, la masa de los churros se mezcla con agua hirviendo y se remueve hasta que ésta coja cuerpo. En el caso de las porras, el agua no debe estar hirviendo sino a 40 grados, y se va mezclando poquito a poco con la masa.

Otra de las diferencias la encontramos en la fase de fritura. Para los churros es necesario que el aceite esté a 195 grados y, para las porras, a 205 grados aproximadamente.

Si después de esta explicación se ha quedado con ganas de degustar los deliciosos churros y porras que elaboramos en Grupo Cimorra puede encargar su desayuno en nuestra tienda online.

Bares, cafeterías, restaurantes, hoteles y residencias de Zaragoza cuentas con los churros de Churrería Cimorra como productos para acompañar cafés y chocolates, ya sea para desayunar o merendar.

Desarrollamos nuestra actividad artesanal, de fabricación y elaboración, desde 1999. A lo largo de estos casi 20 años hemos tenido tiempo de mejorar y profesionalizar nuestra receta para que nuestros clientes siempre puedan degustar unos churros caracterizados por su sabor y textura.

Manteniendo las recetas originales y los procesos productivos artesanales, hemos implantado los cambios necesarios para garantizar nuestros productos con la máxima calidad que el mercado nos exige día a día pero…. ¿cuál es el secreto para elaborar un buen churro?.

  • Mantener la receta tradicional. Para Churrería Cimorra la tradición manda, y por ello hemos querido mantener la receta original.
  • El aceite es uno de los elementos básicos que juega un papel muy importante en la fase de fritura. Los churros deben “nadar” en el aceite para que puedan conservar su forma tan característica.
  • Manga pastelera. Nuestros churros se caracterizan por tener una forma alargada y su medida es bastante uniforme. Para ello, es indispensable nuestra máquina churrera.
  • Tiempo de fritura. Los churros deben estar en el aceite de dos a tres minutos para que queden bien cocidos por dentro y con un dorado perfecto por fuera.
  • Una vez que los hemos pasado por el aceite, debemos dejarlos que se enfríen.

Nuestro mayor secreto empresarial es fabricar un producto de alta calidad, fresco y con un servicio inmejorable los 365 días al año.

Si aún no has probado nuestros churros, puedes contactar con nosotros en info@grupocimorra.com o en el 976 080 456 y solicitar una muestra sin ningún compromiso.

Con la llegada de la crisis económica en nuestro país, han aumentado el número de personas que han agudizado su espíritu emprendedor. Tener una idea, darle forma y hacerla realidad ha sido y es el sueño de muchos españoles.

Una opción de negocio puede ser abrir una churrería en tu ciudad o localidad. Y es que este tipo de negocio requiere una inversión bastante menor que otros establecimientos de hostelería. Además, la rentabilidad es mayor ya que el margen bruto es del 85 y 90%. Y los ingredientes necesarios para la fabricación de churros son económicos y básicos: agua, harina, aceite y sal.

Tienes la idea y eres consciente de los ingredientes que necesitas para fabricar churros pero, ¿qué puedes hacer para que tu idea de negocio tenga éxito?. Hoy desde Grupo Cimorra queremos aportarte algunos consejos o sugerencias previos a la apertura de la persiana del local.

Ubicación y espacio

Una de las claves fundamentales será la elección del local. Preferiblemente, en una calle o vía de alto tránsito y cercana oficinas, colegios, etc. No te preocupes si te detienes más de lo previsto en esa fase, debes escoger con mucho cuidado la ubicación de tu negocio.

Imagen

Ofrecer al cliente algo diferente es muy importante. Debes poner a su disposición un producto y un servicio excelente, pero también un espacio en el que obtener experiencias y emociones. Cuidar y mimar los pequeños detalles te permitirá marcar  la diferencia de tu churrería.

Innovación

El churro es un producto tradicional y sencillo. Y es precisamente esa sencillez y neutralidad la que permite innovar en los ingredientes, en la presentación y en la decoración del mismo, por ejemplo.

Proveedor

Puedes fabricar los churros tú mismo. Para ello debes hacer inversión en maquinaria y dar con una receta adecuada. Otra opción es elegir a un proveedor de confianza que, si te estás planteando abrir este negocio en Zaragoza, no dudes en contactar con Grupo Cimorra.

Los churros son un producto típico español hecho con harina de trigo, sal y agua. El origen de este alimento es bastante misterioso; lo que sí se sabe es que eran muy populares en el siglo XIX en Zaragoza, ya que ya existían churrerías y eran uno de los productos más consumidos en las verbenas. En sus orígenes eran consumidos por la clase baja y gente del campo. Sin embargo, en la actualidad son consumidos por la gran mayoría de españoles.

Leer más